Producto añadido correctamente al carrito

Cantidad
Total
Continuar comprando

Realizar pago

Impresión bajo demanda (POD)

Suscribete a nuestro newsletter

Regla Benedictina y ritual masónico Ver más grande

Regla Benedictina y ritual masónico

PAP00289209

Nuevo

Autora: Alberto Moreno Moreno
Editorial:EDITORIAL MASONICA.ES
Edición:2021-03-01
Formato:Libro Impreso Bajo Demanda
15.6 x 23.4 x 1.2 cm
234 páginas
Peso: 0.512 Kg
ISBN: 9788418379284

Más detalles


COP$ 135.400

Este libro es del modelo "Impresión bajo demanda" (POD), eso significa que el libro NO existe en este momento, el libro se manda a imprimir exclusivamente para ti cuando lo compras en nuestra web.

Este libro será despachado de nuestras instalaciones entre 15 y 20 días hábiles después del momento de la compra.

* Si tu pedido contiene libros del modelo POD y libros que no son POD, esperaremos a que tu pedido esté completo para despacharlo.

Ficha técnica

ISBN9788418379284
Edición2021-03-01
EditorialEDITORIAL MASONICA.ES
FormatoLibro Impreso Bajo Demanda
Peso0.512
Páginas234
Dimensiones15.6 x 23.4 x 1.2 cm
AutorAlberto Moreno Moreno
Año2021-03-01

Más

Durante el siglo XII, la Orden del Císter, que seguía la Regla Benedictina, fundó numerosas abadías en Inglaterra, y muchos masones ingresaron en la orden como hermanos conversos. Debido a esta participación en la vida monástica, los masones incorporaron a sus rituales elementos tanto de la Regla Benedictina como del Ritual Cisterciense. Entre los elementos provenientes de los usos y rituales monásticos encontramos expresiones como «libre y de buenas costumbres» o «justo y perfecto», así como el Signo de Socorro, las plegarias, el examen de los candidatos, la postura durante la Obligación, el hecho de elevar la Obligación a la condición de vinculante besando el Volumen de la Ley Sagrada, la participación del resto de hermanos en la recepción del neófito, la prueba de caridad o la costumbre de llevar al nuevo hermano a un asiento en la esquina noreste del templo. También el Ágape sigue de manera precisa los usos monásticos, pues toma prestados de ellos la disposición de la mesa, la bendición, la ubicación del Maestro y los Vigilantes o la Lista de Brindis, muy especialmente el Brindis por los Hermanos Ausentes y el Brindis del Retejador. Más que hablar de influencia, la realidad es que la Regla Benedictina y el Ritual Cisterciense formaron el crisol donde fraguó el ritual masónico.